Éstas son las 14 provincias en las que un pacto de PP, C’s y Vox puede darles el triunfo el 28-A

 

El PSOE será la primera fuerza en las próximas elecciones generales del 28-A, según la encuesta de ‘Demoscopia y Servicios‘. Y Sánchez podrá gobernar si renueva el pacto con los podemitas, golpistas y proetarras. A menos que un acuerdo a tres bandas permita que los tres partidos de centroderecha eviten una pérdida excesiva de votos por culpa del fraccionamiento y su impacto en la asignación de escaños en las pequeñas provincias, según revela esa encuesta.

Pero el estudio realizado por la firma de Demoscopia para este diario muestra una cuestión más: una vía de pacto en tan sólo 14 provincias que tendría un coste nulo para PP, C’s y Vox y que, sin embargo, restaría al bloque de Sánchez y haría ganar la gobernabilidad al bloque de centroderecha. Haría que fuesen ellos y no Sánchez quienes decidiesen el futuro Gobierno tras el 28-A.

 

Según este sondeo, el PSOE sumará 118 escaños en el Congreso de los Diputados. Podemos sufrirá un claro retroceso quedando con sólo 30 escaños. Pero los partidos separatistas más la formación regionalista de Revilla permitirán a este bloque de izquierdas alcanzar los 180 diputados con 11,8 millones de votos en total, menos sufragios que la suma de los de centroderecha.

En el otro lado estará la segunda fuerza en voto, el Partido Popular, con 88 diputados en la Cámara Baja, mientras que la formación de Albert Rivera, según esta encuesta, alcanzará los 59 escaños y Vox conseguirá 23 representantes. Entre los tres alcanzarán casi los 12 millones de votos, pero, pese a ello, el fraccionamiento y el esquema de asignación de diputados hará que sumen menos escaños que sus rivales: 170.

 

Pero, todo ello, salvo que haya un acuerdo de última hora para retirar candidaturas o pedir el voto en cruzado (de unos candidatos hacia otros) en tan sólo catorce plazas, según el sondeo.

Esas circunscripciones -expuestas en el gráfico adjunto- son Tenerife, Córdoba, Gerona, Tarragona, Castellón, Cantabria, Burgos, Cáceres, Lérida, La Rioja, Orense, Palencia, Teruel y Melilla. Y en todas ellas el movimiento de voto cruzado hacia otro de los partidos del centroderecha tendría que suponer menos del 3% del voto total y menos de 5.000 papeletas. Es decir, que no se trataría de ninguna cuestión utópica.

 

Además, con el pacto en estas 14 plazas nunca se produciría un daño a otro de los partidos del centroderecha. Todos los escaños sumados a este bloque lo serían a costa de quitárselo a la alianza de Pedro Sánchez. En concreto, se le quitarían dos a Podemos, cuatro al PSOE, uno a ERC y otro a Compromís. Ocho en total, que se los quedarían, cinco Vox, y tres Ciudadanos.

Los seis escaños restantes ni tan siquiera serían diputados ganados: simplemente se trataría de escaños que, según la encuesta, ya ganan PP y Ciudadanos, pero que están en peligro de perderse por lograrse por un margen pequeño de votos. En este último caso el pacto lo sería para evitar un susto de última hora y evitar que se los queden, cuatro el PSOE, uno Coalición Canaria, y el último ERC.

 

Y es que la clave estará en la ley electoral, el reparto de escaños en las pequeñas provincias y su impacto en un voto liberal conservador que se repartirá entre tres formaciones políticas, tal y como muestra la encuesta electoral elaborada por ‘Demoscopia y Servicios’.

La encuesta refleja cómo Madrid y Barcelona -que asignan 37 y 32 diputados respectivamente- no implican grandes alteraciones sobre el resultado lógico por culpa del sistema de reparto de escaños. El resto de grandes provincias, tampoco en exceso. Pero la respuesta al desorden en la asignación de diputados con respecto al voto realmente conseguido viene en las pequeñas provincias.

Así, las provincias en las que se asignan 6 ó menos escaños empiezan a provocar saltos en el reparto con motivo de los famosos restos. Esta situación se da en un total de 35 plazas, un número lo suficientemente elevado como para provocar una distorsión sensible en el resultado del reparto de los escaños.

Pero sólo con ese pacto en 14 plazas, el resultado, a efectos de gobernabilidad, sería muy distinto. Tanto que Sánchez se iría y llegarían a la Moncloa los representantes del centroderecha.

 

Compárte en tus Redes Sociales!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *